domingo, 25 de noviembre de 2012

U!!! F!!! OOOOOOOO!!!: The Wild, The Willing & The Innocent.



Gracias a Internet tenemos todo a un click de distancia, series, películas, libros, discografías completas y demás mercancía cultural, pero a pesar de esa gran ventaja todavía hay un gran enemigo que exterminar y son los prejuicios. Todos hemos leído biografías de nuestros ídolos, análisis de sus obras, opiniones de fuentes de "confianza" pero muchas veces toda esas ayudas no sirven para derribar muros que surgen de la nada, en el caso de U.F.O. y mi relación con una de las 5 mejores bandas británicas de ROCK de todos los tiempos ese muro tiene nombre y apellidos: Michael Schenker.



El germano Schenker de 18 añitos (fundador de Scorpions junto a su hermano Rudolph y Klaus Meine) aportó su técnica magistral y "ligera" (no se trata de un simple masturba-guitarras) a una banda que se había perdido en sus parajes de space rock y poco a poco la convirtió en un poderosa máquina de Hard Rock de diseño.
U.F.O. fueron evolucionando del rock machacón y adictivo de Doctor, Doctor a la elegancia hard rockera de Lights Out; el viaje que comenzó en 1974 finalizó en 1979 con la edición del archifamoso directo Strangers in the Night y la marcha de Schenker (que despues de una infausta prueba con Aerosmith fundó el  recordado MSG). No sé porque pero ahí me planté en lo que a U.F.O. se refiere, incluso me compré la muy recomendable caja The Chrisalys Years que contiene todo lo grabado con Schenker, alguien debió de plantar alguna barrera psicológica en mi cabezón, pero lo más probable es que se trate de un condicionamiento auto impuesto por los poco gratos recuerdos de bandas setenteras  intentando sobrevivir en los horteras ochenta (jamás perdonaré el rubio de bote y el cardado de David Coverdale). Parece que 1979 fue la fecha de caducidad de los grandes del rock, unos no llegaron a ver la nueva década (Led Zeppelin), otros estaban perdidos (los Sabbath pre-Dio y post-Dio), la mayoría no sabía adaptarse a los nuevos tiempos y la New Wave Of British Heavy Metal llamaba a sus puertas. 
U.F.O. no pretendían rendirse, con cada disco escalaban puestos y se situaban cada vez más cerca del estatus de leyenda y la marcha del genio teutón no detendría el ascenso de Phil Mogg (voz), Pete Way (bajo) y Andy Parker (batería), ficharon a un viejo conocido llamado Paul Chapman, alias: "Tonka", y editaron un discreto álbum llamado No Place To Run y que muchos recuerdan más por la producción de George "The Bealtes" Martin que por su contenido.
En esto que llegamos a 1981, se despide de la banda Paul Raymond (teclados y guitarra), viejo colaborador que se fuga al MSG de Scheker y al que reemplaza Neil Carter, pero la banda tiene guardada una última bala que decidirá su futuro.


Llegó el día de confirmar si todo lo que había leido acerca de este disco era verdad, después de ecuchar el albúm estas son las conclusiones:
The Wild, The Willing and The Innocent fue el primer álbum auto producido por la banda y es una pena que tardasen tanto en hacerlo, lograron un gran sonido: limpio, pulcro, pero orgánico, nada parecido a lo que se estilaba en la época con ecos de batería y sonidos guitarreros plastificados.
Las 8 canciones son grandiosas, la confirmación de que en los horteras ochenta se podía hacer un hard rock potente, con melodía pero sin caer en la dulzura hiper melódica de las bandas A.O.R. (y os lo dice alguien que ha disfrutado los primeros trabajos de Boston y Journey).
 Chains, Chains comienza con una slide de Chapman que da paso a un ritmo de batería cuasi Zeppelinesco, y es que Andy Parker era un fenomenal rompe parches, y Mogg canta sobre tahures y perdedores.
Long Gone es la mezcla perfecta ente la potencia ochentera y el saber hacer setentero, esas guitarras que ejecuta Chapman en el estribillo así lo demuestran.
The Wild, The Willing & The Innocent es soberbia, tiene un riff que podría haber sido heredado de la era Scheker pero U.F.O. ya no son uno novatos y aplican todo lo aprendido en su carrera facturando una perfecta combinación de potencia, descaro y melodía (ese estribillo es tan genial como simple).
It's Killing Me es una jodida obra maestra, la prueba de que la melodía y la contundencia pueden ir de la mano sin caer en la ñoñería. Si existiese un manifiesto por un rock ochentero decente está canción seria el ejemplo a seguir.
Makin' Moves arranca de una manera muy delicada para rapidamente convertirse un machacón hard rock macarra marca de la casa, de esos de corear con el puño en alto. Chapman no es Schenker pero alguien echa de menos a estas alturas a la maravilla alemana????
Lonely Heart es una canción típica de U.F.O. pero en el sentido positivo, heredera de cositas como Cherry o Out in the streets (suave pero potente). Neil Carter demuestra que además de la guitarra y los teclados también se maneja con el saxo. Injusto hit menor en las radios.
Couldn't Get It Right, admito que el ritmo de batería ha sido robado a los panolis de Fleetwood Mac pero al menos le han sacado partido  con ese estribillo glammy aerosmithero con palmadas y todo.
Profession Of Violence, una balada de esas de guitarra acústica, piano y arreglos de cuerda pero que cojones!!; trata de un asesino a sueldo o un matón encerrado que, ante todo, está enamorado. Vamos, como Oliver Reed en La Celada/Sitting Targer (un día comentaré esa peli).
U.F.O. triunfaron en el terreno artístico con todo en contra, lograron un estimable puesto 19 en las listas de UK y giraron, como de costumbre, por todo USA encabezando carteles y teloneando a grandes nombres, de seguir así lo habrían logrado. Eran grandes pero no todavía no tenían el sello oficial, por así decirlo, pero la ambición de Mogg los llevó al lado oscuro: Sintetizadores!!! (el horror, el horror...). Los siguientes esfuerzos de la banda se plasmaron en los fallidos Making Contact y Mechanix donde refinaron demasiado su estilo y se convirtieron en uno mas dR( B Md!Sma pop/rock ochentero. Para mas inri, Pete Way dejó el grupo y fundó los demoledores Waysted que generaron un par de arrolladores discos y un E.P. antes de caer en un infundado olvido después de facturar clips dignos de Spinal Tap como aquel Love Loaded.
The Wild, The Willin and The Innocent no es solo el mejor disco de U.F.O. sino que posee la milagrosa capacidad de devolver la fe en esa cosa maravillosa que fue y será el Rock.

Long Gone.


La genialidad hecha canción: It's Killing Me.




Bendito Mainstream de antaño. Para otro día dejaremos el comentario del Vices de Waysted, oro puro dentro del hard rock ochentero.
Regalaré un maravilloso NO-PREMIO al que descifre la portada creada por los genios de Hipgnosis (colaboradores necesarios de U.F.O. en lo visual), en us momento trajo problemas a la banda por su polémico contenido.

viernes, 12 de octubre de 2012

Giallo Fever. Part One.



















Ya lo cantaba Alice Cooper en los ochenta: He's Back, The Man Behind The Mask. Después de una temporada en la que la simple idea de escribir en el Blog me aterraba (la pereza es poderosa en mi) vuelvo a la carga con un repaso a la lista de los mejores Giallos según la Sound on Sight. Un total de 26 títulos (y algún que otro Bonus de mi cosecha) que iré repasando según tenga tiempo para verlos o revisarlos, pero dejando a un lado el orden establecido en la lista.


13. Una lagartija con piel de mujer. Lucio Fulci (1971).

Carol sueña con su libertina vecina Julia, cuando esta es misteriosamente asesinada Carol intentará demostrar su inocencia sin perder la razón en el intento.





Una lagartija con piel de mujer bien podría haber sido rodada por un Brian De Palma desfasado pues posee puntos en común con la obra del director de Vestida para matar (giallo made in USA???): Desde el erotismo, los violentos asesinatos, la historia de suspense, la importancia de "lo visual"... pero no es así; el artífice de todo esto es uno de esos profesionales que pocos se atreven a tomar en serio: Lucio Fulci.
El futuro director de la conocida N.Y. Bajo el terror de los zombis (Zombi 2) se sacó de la manga un título imprescindible dentro del giallo (y no solo por las bellezas que se pasean por la pantalla) en el que mejoró la fórmula al introducir su peculiar tono gore. Gracias a ello tenemos escenas como el detallado apuñalamiento de Julia o la impresionante visión de los perros viviseccionados.
Cabe destacar la habilidad con la que el directo italiano rodó la cinta ya que consiguió que los efectistas recursos visuales, habituales del género, no entorpezcan el visionado de la película e incluso consiguió escenas verdaderamente buenas como las secuencias oníricas o la persecución en las catacumbas (con el "malvado" Mike Kennedy de Los Bravos!).
La resolución del caso (SIN SPOILERS) es totalmente coherente y no pretende en ningún momento shockear al espectador con absurdas explicaciones.
En resumen, Una lagartija con piel de mujer no tiene nada que envidiar a la famosa Trilogía Animal de Argento, ya que en lugar de limitarse a copiarla incorpora elementos nuevos.



Se me olvidó comentar que la banda sonora corre por cuenta de Morricone (facilmente identificable) y los FX fueron diseñados por el recientemente fallecido Carlo Rambaldi (King Kong, Alien, E.T.).

sábado, 1 de septiembre de 2012

Los Mercenarios 2, de Simon West (2012).


El Señor Iglesia (Bruce Willis) ha vuelto y eso significa malas noticias para los chicos de Barney Ross (Sylvester Stallone), que han de compensar al agente de la C.I.A. por los hechos acaecidos en la primera entrega. Acompañados por la agente Maggie Chan, los mercenarios deberán recuperar el contenido de un avión derribado en Albania pero la intervención de Jean Villain (Jean Claude Van Damme) y sus matones  complicará las cosas; especialmente cuando uno de los hombres de Ross muere a manos del villano, ha llegado el momento de la VENGANZA.

 
 

Los Blockbusters de este año se pueden calificar de, cuanto menos, de irregulares. La conclusión del Batman de Nolan me ha dejado un poco frio (no era tarea fácil superar lo anterior), Prometheus es un gran homenaje a los exploits de Alien pero plantea más preguntas en lugar de ofrecer respuestas. El Legado de Bourne es un lió de tres pares de cojones que aburre hasta la extenuación, Los Vengadores tiene una realización televisiva y un guión con agujeros, pero como lo ha prepetrado el sacrosanto Joss Whedon no se puede hablar mal de ella.
Pero cuando todo parecía perdido reaparecen los viejunos de Los Mercenarios para sacarnos una sonrisa con una segunda entrega que deja en ridículo a su predecesora. Hay que alabar la inteligencia de Sylvester Stallone que ha sabido delegar las tareas de dirección al profesional Simon West (Con Air, La hija del general) con muy buenos resultados. West no será un director con una visión personal y profunda pero sabe como dirigir un buen espectáculo de acción.
A la hora de realizar el guión Richard Wenk y Stallone han tirado por una trama sencilla con venganza, pueblo en apuros a lo Los siete magníficos y amenaza nuclear, pero sin duda lo mejor de su trabajo ha sido la selección de personajes. Para dar cabida a tanta vieja gloria los guionistas optaron por deshacerse temporalmente de algún personaje y reducir la presencia de otros, el problema que esto conlleva es que Dolph Lundgren no se luce tanto como antes.
Stallone compartiendo coñas con Norris, Schwarzenegger y Willis intercambiando sus frases, Van Damme ejerciendo de malo de manera convincente, acción, humor y sobretodo AUTOPARODIA en cantidades industriales. Todo bien realizado y con mucha honestidad, deseandito estoy de ver la tercera.


Se echa en falta al gran Ricardo Solans poniendo la voz a Sly Stallone, aunque para compensar tenemos a Constantino Romero poniendo su voz al servicio de Schwarzenegger (personalmente creo que el doblador definitivo de Arnold fue Héctor Cantolla, cuestión de gustos).

viernes, 27 de julio de 2012

Hatfields & McCoys, de Kevin Reynolds (2012).


En una orilla del río Tug Fork los Hatfield (Virginia) y en la otra los McCoy (Kentucky), una serie de eventos llevaran a estas dos familías a protagonizar una segunda guerra civil americana durante quince sangrientos años con gran número de bajas en ambos bandos. 




History Channel ha conseguido reunir para esta mini serie (realmente es un film dividido en 3 partes) a los responsables de que Robin Hood Principe de los Ladrones arrasase las pantallas del mundo entero: Kevin Reynolds y Kevin Costner, que no colaboraban desde el fiasco de Waterworld.
Junto a veteranos como Bill Paxton (Aliens), Tom Berenger (Platoon), Powers Boothe (La Selva Esmeralda), los Kevins recrean esta particular guerra privada que no solo afectó a dos familias y a sus respectivas poblaciones sino que tuvo consecuencias políticas que amenazaron la estabilidad de unos Estados Unidos que acaban de pasar por una cruenta Guerra Civil.
Los Hatfield liderados por "Devil" Anse (Kevin Costner) manejan a su antojo la ley en Virginia mientras que los más humildes McCoy no aguantan deteminados comportamientos y acciones llevadas a cabo por sus vecinos de la otra orilla del río. Desde una muerte al robo de un cerdo, pasando por rencores de guerra, todo esto lleva a que la sangre fluya abriendo una herida que ha conseguido que el término Hatfields & McCoys pasé al vocabulario popular con un significado más o menos equivalente a nuestro: llevarse como el perro y el gato.
Aunque el nivel de producción y el reparto es excelente, se le puede poner una gran pega al guión, a pesar de la enorme duracción de la serie a penas se esboza a la familia McCoy, todo lo contrario sucede con los Hatfield que se llevan la parte del león y esto puede ser algo peligroso si tenemos en cuenta que hace poco en el mundo real las dos familias han firmado un tratado de paz a modo de gesto de buena voluntad.
Acción, amor, emoción, drama, todo eso que los yanquis les gusta tanto lo tenemos en un buena mini series que hará las delicias de los aficcionados al western.



Y es que hoy en día el mejor cine hay que buscarlo en la tele. Quien lo iba a decir.

jueves, 12 de julio de 2012

domingo, 10 de junio de 2012

ACAB: All cops are bastards, de Stefano Sollima (2012).


Cobra, Negro y Mazinga: de profesión celerinos, que viene a ser el término italiano para anti-disturbios. Todos los días, y especialmente los fines de semana, están en contacto con la violencia; este hecho y la "peculiar" filosofía que se gastan dentro del cuerpo infecta sus vidas hasta la médula extendiéndose el contagio hasta sus seres querido.
Constantini es el nuevo miembro del cuerpo al que nuestros tres protagonistas tratarán de instruir con la ayuda de su amigo y ex compañero Carletto.




Stefano Sollima, hijo del mítico director de Spaghetti Westerns: Sergio Sollima, debuta en el mundo del cine después de foguearse en la tele italiana, siendo Roma Criminal su obra más conocida dentro y fuera de Italia. La verdad es que Sollima no ha pudo haber escogido un tema más difícil que el los celerinos italianos, me explico: 

  • Reflejar el día a día de los anti-disturbios es un tema polémico donde los haya, sin ir más lejos tenemos el ejemplo de las manifestaciones de Valencia durante el pasado mes de Enero, sobretodo si se les añade la particular filosofía de vida que se gastan estos tipos y que en algunos casos se mezcla con ideas de pernicioso contenido.
  • Las comparaciones con la brasileña Tropa de Élite son tan inevitables como injustas, por eso solo diré que ambos films contienen comentarios acerca de violencia que se vive en sus respectivos países (de naturalezas totalmente diferentes) y como todo eso afecta a sus protagonistas.
Sollima ha tenido la maña suficiente para salir airoso de todas las dificultades que le han salido al encuentro y ha entregado una película notable a la que le falta algo más de desarrollo para llegar a un nivel superior. Las historia individuales de Cobra (Pierfrancesco Favino, El Libanés en la película Romanzo Criminale), Negro (Filippo Nigro), Mazinga (Marco Giallini, El Terrible en Roma Criminal), Carletto (Andrea Sartoretti, el carismático Buffalo de Roma Criminal) y Constantini (Domenico Diele) no están exentas de interés pero si resultan un poco trilladas y tampoco es que Sollima y sus guionistas les hayan dado un enfoque original; insisto en que aún así la película resulta interesante y entretenida.
Sollima no se ha alejado del estilo que empleó, con acierto, en todos y cadauno de los capitulos de Roma Criminal, narra de manera sencilla, sin alardes de ninguna clase.
A modo de curiosidad diré que el gusto musical del director no se ha echado a perder y podemos deleitar nuestros oídos con cositas como New dawn fades de Joy Division, Police on my back de The Clash, Seven Nations Army de White Stripes,etc...



Hoy España debuta ante Italia y si quereís saber con quienes nos jugamos los cuartos echadle un vistazo a ACAB: All cops arte bastards, inédita en nuestro país pero ya sabeís como solucionar ese tema. Ah, se me olvidaba: puta Eurocopa que nos priva de estrenos cinematograficos como Prometheus. La selección ya puede hacer que esto merezca la pena.

lunes, 28 de mayo de 2012

El Culto ha elegido su arma.



Pasan los años pero afortunadamente The Cult siguen ahí, Astbury y Duffy continúan al frente de la nave, a pesar de no tener una buena relación, sorteando los obstáculos que la industria, las modas ,el transcurrir del tiempo ponen en su camino. Su nuevo trabajo se titula Choice of Weapon y no es el ansiado regreso al Hard Rock de alto octanaje con el que la liaron parda a mediados de los ochenta, este disco viene a ser un regreso a senda que recorrieron brevemente con el disco de la cabra.... digo, con el álbum homónimo de 1994.
Dicho álbum fue un fracaso comercial, que no artístico, y llevó a la primera disolución del tándem Astbury/Duffy; sin nada que demostrar y conscientes de que no armarán el revuelo de tiempos mejores los enemigos íntimos hacen lo que les da la gana para disfrute del personal, acompañados por Chris Goss y Bob Rock a los controles.


Los tiempos de canciones como Rain, She sells sanctuary, Wild Flower o Sun King han quedado atrás, pero canciones como For the Animals o Lucifer no nos podemos quejar. 
Polémicos, innovadores, "copiotas", en fin, que da gusto pertenecer a un culto como éste.

viernes, 11 de mayo de 2012

Es muy extraño...

... que este grupo naciese donde lo hizo. 



España, no te reconozco. ¿Qué fue del público "rock" de este país?, ¿quién fue el responsable de su extinción?, ¿existió realmente la Movida o es un invento de 4 chalados?, ¿realmente Burning eran españoles?.
Algún día conoceremos la verdad.

Y aprovechando que actualizo el Blog un homenaje:


Se nos ha ido un grande de las viñetas: Tony de Zuñiga, miembro de la eficaz "tribu" filipina que trabajó a destajo mientras derrochaban profesionalidad y eficacia tanto en Marvel como en DC. Adiós maestro.
Actualizado: Se nos ha ido otro gigante del lápiz llegado de Filipinas Ernie Chan.



Goodbye.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Los Vengadores, de Joss Whedon (2012).


Y entonces llegó un día, un día diferente a cualquier otro, en que los héroes más poderosos de la Tierra se unieron frente a una amenaza común. Así nacieron Los Vengadores, para combatir aquellos enemigos a los que ningún héroe podría vencer en solitario.
Esta es la mítica "entradilla" que se incluye en los comics de Los Vengadores revelándose como la sinopsis perfecta para la ocasión.
Desde el Iron Man de Favreau hasta Los Vengadores de Whedon han pasado 4 años y  6 películas en las que Marvel Studios ha intentado trasladar su universo de ficción a la pantalla grande, siendo Los Vengadores el punto culminante de su Gran Plan.
Cuando se anunció este proyecto, y especialmente desde que se nombró guionista y director a mi archienemigo: Joss "Buffy/Firefly/Astonishing X-Men" Whedon he temido el estreno de esta película- Una vez visto el resultado mis temores se han confirmado en parte.
Whedon ha hecho una correcta película, casi la mejor de Marvel Studios desde la incomprendida El Increíble Hulk, se ha currado las relaciones entre los personajes, ha incluido un sentido del
humor acertado y en general resuelve la papeleta de manera efectiva. Pero en la tarea que a priori le debía resultar más fácil, el amigo Joss la ha cagado.
Su guión tiene mas agujero que la economía española (PELIGRO/SPOILERS):

- Thor aparece de  la nada restando dramatismo al final de su propia película

- Loki en ningún momento aparenta ser un DIOS ASGARDIANO, llegando a huir en la parte trasera de una caminoneta (que indigno!).

- Hulk ataca a la Viuda Negra porque si y luego obedece ordenes como un soldado.

 - No hay guiños a los lectores mientras que los otros films de Marvel rebosaban referencias.

- Ojo de Halcón es simplemente un frío asesino entrenado por SHIELD, ¿donde está su chulería y arrogancia natural?

- Los esbirros de Loki son totalmente ridículos y sosos, restando emoción a la batalla final.

- Sin Hank Pym y Janet Van Dyne no tendremos a Ultrón que viene a ser el mayor H de P al que se han enfrentado Los Vengadores.

Podría seguir pero ¿para qué?. Por otra parte, Whedon se demuestra como un simple junta planos que no tiene la habilidad suficiente para disimular lo ajustado del presupuesto: no hay planos de Thor volando, los decorados son ramplones, casi no existen exteriores, el uniforme del Capi da risa. etc...

Con semejante desfile de tropelías pensaréis que la peli me pareció un truño, pues no. Con lo que había han realizado la mejor peli posible de Los Vengadores que se podía hacer y vistas las reacciones del público que abarrotaba la sala donde la vi se puede decir que el resultado ha sido un éxito rotundo; ¿mejorable?, desde luego.

Esperemos que la cosa repunte en la segunda parte y algún día podamos ver algo minimamente parecido a esto.


AVENGERS ASSEMBLE!!!!

domingo, 29 de abril de 2012

Reseñas Relámpago Abril 2012.

Mientras todo el mundo habla de Los Vengadores vamos a repasar un par de pelis que se me habían quedado perdidas. Los Vengadores tendrá su reseña en pocos días, prefiero esperar un tiempo a que le baje el subidón al personal.

Rampart, de Oren Moverman (2011).


1999. Esta es la historia de Dave Brown, uno de los últimos polis de la vieja escuela al que una grabación en la que se le ve agrediendo de manera brutal a un sospechoso le destruirá la vida.
Esta es la segunda película de Oren Moverman, el director que llamó la atención con The Messenger, y al parecer ha decepcionado a todo el mundo. Si rastreáis críticas acerca de Rampart en la red os encontrareis con críticas feroces por su estilo visual, por sus secundarios prescindibles, por su guión disoluto, etc...; yo solo puedo decir que a mi Rampart me ha gustado.
Razones: al contrario que a otros, no me parece mal el mezclar el estilo "in your face" de la serie The Shield con Michael Mann. Porque me la sudan los secundarios (interpretados por gente como Sigourney Weaver, Steve Buscemi, o el olvidado Ned Beatty). Admito que el guión (basado en una novela de James Ellroy) no es consistente, pero el descenso a los infiernos de Dave y la interpretación de Harrelson hacen que la experiencia alcance un nivel muy digno.
Rampart es de esas pelis que amas u odias.



Chronicle, de Josh Trank (2012).


A través de diversas fuentes seremos testigos de como la obtención de poderes telekinéticos afectan a la vida de tres adolescentes.
Max Landis y Josh Trank la han liado parda, con el suficiente talento para actualizar clichés superheróicos de toda la vida y aprovechándose de las libertades económicas y visuales que ofrece el falso documental han dejado en evidencia a muchos "profesionales", del comic y del cine, que una y otra vez fallan en le intento de actualizar personajes y conceptos para llevar los superpoderes al público general (o lo que es lo mismo: adolescentes). La verdad es que no entiendo como un film pésimo como Los juegos del hambre (la vi, por tanto puedo opinar) ha recaudado una salvajada con una historia tan endeble, ridícula y descafeinada mientras que Chronicle va a quedarse con el (meritorio, por otra parte) título de Sleeper del año contando una historia de más calado y que resulta más entretenida a todos los niveles.
Si hubiese justicia en el mundo Trank y Landis desembarcarían en Marvel Studios y le patearían el culo a un tal Joss Wheddon.


El próximo Miércoles: La reseña Vengadora.

sábado, 21 de abril de 2012

La última historia de los Vengadores.

Queda menos de una semana para poder comprobar si el Megaproyecto que Marvel Studios lleva cociendo desde 2008 merece la pena (crucemos los dedos), para hacer la espera más amena que mejor que recuperar un clásico olvidado (no por todos) que la editorial Panini ha tenido la gentileza de poner a la venta coincidiendo con el mes Vengador. Señoras y señores, con todos ustedes La última historia de los Vengadores!


La última historia de los Vengadores transcurre en un futuro cercano donde los héroes clásicos se han retirado, han muerto o desparecido, sus substitutos son "héroes" de poca monta que nunca han combatido contra auténticas amenazas. Estos héroes post modernos son fulminados de un solo golpe por una pequeña coalición de Villanos liderados por Kang el conquistador y el androide Ultron 59. Será este último quien le lance un guante a su creador/padre Hank Pym, el científico y héroe que se ocultaba bajo las máscaras de el Hombre Hormiga, El Hombre Gigante, Goliath y Chaqueta Amarilla. Pym y su esposa Janet Van Dyne, la heroína conocida como La Avispa, aceptan el reto y se embarcan en busca de los Vengadores.... mejor dicho: sus restos.



Antes de comentar el comic os pondré en antecedentes. Peter David trabajó en el departamento comercial de Marvel Comics, desde allí inició una gran carrera guionista profesional en títulos como Spectacular Spider-Man o su insuperable etapa de 12 años  en Incredible Hulk. Cuando alternaba sus tareas en el departamento comercial con  sus primeros guiones se le ocurrió una historia en la que unos Vengadores en su peor momento se enfrentaban a sus archienemigos, mas poderosos que nunca, en una batalla final a muerte. El guión fue sorprendentemente aprobado pero cambios en la jerarquía editorial dieron al traste con la historia. Años más tarde Peter recuperó su viejo guión para rellenar su columna semanal en la revista Comic´s Buyer Guide, la reacción de los lectores y de Marvel fue la misma: Como no se ha publicado antes.
David no reescribió ni  una sola palabra, el dibujo corrió por cuenta del argentino Ariel Olivetti y en  1995 vió la luz en dos entregas.



Peter David siempre ha hecho y hace gala de un peculiar sentido del humor, convirtió con gran acierto a un personaje desahuciado como Hulk en  el eje central de una comedia de situación y convirtió a unos super héroes de segunda en un disfuncional y entrañable grupo llamado Factor X. En 1993 realizo junto a George Pérez la mítica miniserie Hulk: Futuro Imperfecto, donde el coloso esmeralda se enfrentaba una una tiránica versión suya que gobernaba un futuro post apocalíptico y demostró que puede ser serio cuando la situación así lo requiere, así que me extraña bastante que haya gente que se sorprende por el tono cuasi funerario que desprende La última historia de los Vengadores. Y es que este tebeo contiene autenticas bombas como:

"Sin villanos los héroes se anquilosarían. Sin héroes los villanos estarían gobernando el mundo.
"Los héroes tienen moral, los villanos ética de trabajo."
"Los villanos se esconden, los héroes no"
"Los villanos planean, los héroes esperan"

Podría parecer que Peter David se había puesto a imitar al barbudo de Northampton: Alan Moore, como hicieron muchos listillos desde la publicación de Watchmen, pero prefiero creer en su talento o en  una influencia bien asimilada por parte del guionista norteamericano.
Creo que el mayor acierto de David fue el centrar la historia en un personaje tan menospreciado y ultrajado como Pym, el buen doctor participó en la fundación de Los Vengadores (no esperéis verlo en la película), fue cambiando de identidades sin ton ni son durante su primera década de vida, su experimento en robótica se convirtió en un asesino de masas con complejo de Edipo bautizado como Ultron, se convirtió en un maltratador y mil perrerías más le han hecho los guionistas a lo largo de los años. Ya iba siendo hora de hacerle justicia.


También cabe resaltar la ausencia de "eso" que recientemente Marvel nos quiere vender como la trinidad vengadora: Thor, Iron Man y Capitán América; la verdad es que estos tipos no son el corazón del grupo, nunca lo fueron y nunca lo serán. Lo que convertía a Los Vengadores en algo diferente eran personajes "menores" como Visión, Bruja Escarlata, Mercurio, Ojo de Halcón (veremos como queda en pantalla) y demás, pero claro, estos tipos nunca han sido rentables fuera de la serie madre.
La historia de David es realmente interesante y está bien contada, su futuro no deja de ser una distopía ya vista pero lejos de parecer una mera imitación del oscuro mundo de Watchmen el resultado es más que digno y nos ofrece conceptos interesante como La Solución Final para terminar con los Super Villanos.
El punto débil de la obra es sin duda el dibujo de Olivetti, el argentino es un digno artista que en 1995 daba sus primeros pasos en el tebeo americano pero su estilo demasiado deudor de Simon Bisley y Frank Frazzetta no es el adecuado para un evento que debió haber sido plasmado por John Buscema, George Pérez, Alan Davis o John Romita Jr.
Si nunca has leído este comic no se a que estás esperando, si ya lo tienes en la edición de antigua... hazte con la nueva. Si finalmente te gusta la película de Los Vengadores, ¿porque no acercarte a su (supuesto) fin?

miércoles, 18 de abril de 2012

Keith Moon. De la tumba a las Olimpiadas de Londres.


La anécdota de hoy es bien cachonda, supongo que muchos ya lo habréis enterado: los organizadores de Londres 2012 contactaron con el manager de The Who para que Keith Moon tocase la batería en una especie de sinfonía rockera en la ceremonia de apertura. El manager contestó vía email que Moon reside en un cementerio y que si quieren contactar con él prueben con el espiritismo.
Moon falleció en 1978 debido a una sobre dosis de píldoras que debían ayudarle a superar su alcoholismo (al parecer ingería 2 botellas de coñac Napoleón todos los días) pero que a nadie le extrañe que el genial instrumentista y rockero berserk aparezca con su cuerpo putrefacto para aporrear los tambores. En los 60 y 70 todo el mundo sabía que era mejor no provocar al locuelo de Moon.



La verdad es que molaría ver esa ceremonia con Keith Moon (batería), John Entwistle (bajo), Marc Bolan (guitarra) y Freddie Mercury (como él mismo) formando una superbanda de Muertos Vivientes... como la nueva intentona de Queen, bwa ha ha ha ha!!!!!

martes, 20 de marzo de 2012

Lucifer se ha alzado.


Jimmy Page fue, sin lugar a dudas, el más perjudicado por la disolución de Led Zeppelin (bueno, y el difunto John Bonham). Sin la red de seguridad que le proporcionaba el Zeppelin de Plomo y con unas cuantas adicciones encima el bueno de Pagey no tuvo fácil el salir adelante. Discos correctitos con "superbandas" como The Firm o The Law precedieron a Outrider, su primer álbum en solitario. Desde entonces solo hemos tenido noticias de Page por sus reuniones con los otros Zeppelines o por colaboraciones.
Parece que a los 68 años por fin ha dado un golpe en la mesa y parece decidido a vivir de su propio trabajo y alejarse de la sombra del Dirigible. Con una recién inaugurada web: http://www.jimmypage.com ha puesto a la venta una edición limitada de su B.S.O. para Death Wish 2  por el módico precio de 30 libras (olé sus güevos!) y hoy 20 de marzo de 2012 rescata las grabaciones que realizó por encargo de Kenneth Anger para el corto Lucifer Rising.
Estas grabaciones corrían por ahí recopiladas en discos piratas y por fin ven la luz de manera oficial 40 años después de su nacimiento. Page y Anger tenían visiones artísticas opuestas y la música permaneció guardada en un cajón hasta hoy (aunque Page reutilizó segmentos en canciones de Led Zeppelin como In the evening).
El disco solo puede adquirirse en la web del guitarrista y contiene el siguiente material:

Side One
1) Lucifer Rising - Main Track

Side Two
1) Incubus
2) Damask
3) Unharmonics
4) Damask - Ambient
5) Lucifer Rising - Percussive Return



Aunque respeto mucho al señor Page, siento todavía más respeto por mi bolsillo y de momento no estoy por la labor de abonar las 20 libras que pide por unas composiciones descritas hace décadas como ambient satánico. Supongo que el disco no tardará en circular por la red así que habrá que escucharlo y si merece la pena pasaré por caja.
Jimmy Page mira hacía el futuro sin olvidar el pasado, ojalá recupere algún tesoro más y esperemos que ofrezca material nuevo sin necesidad de rescatar el nombre Led Zeppelin.

A modo de curiosidad os dejo Lucifer Rising en todo su esplendor pero con la música compuesta en el trullo por Bobby Beausoleil (miembro del clan Manson), en el film aparece Marianne Faithful (la Rolling Stone honorífica) y si adelantáis hasta el 20 minutos y 59 segundos podréis ver a un tipo de barbas que viene a ser... Jimmy Page!, y como no, comparte plano con el retrato de Aleister Crowley.


Que zumbada estaba la gente en los seventies!!!

domingo, 18 de marzo de 2012

Joe, ciudadano americano. De John G. Avildsen (1970).


William Compton (Dennis Patrick) ha asesinado al novio hippie de su hija Melissa (una tierna Susan Sarandon) que ha terminado en el hospital debido a las drogas que este le facilitaba.
Después de cometer el crimen, William se refugia en un bar donde un peculiar "parroquiano" llamado Joe (enorme Peter Boyle) se dedica a despotricar contra hippies, negros y todos aquellos que según su "criterio" están destruyendo América. William, en un momento de debilidad, confiesa su crimen e inicia una extraña amistad con Joe que le llevara a vivir en sus carnes un infierno de psicodelia, drogas, sexo y muerte.




A continuación un ejemplo del discurso con el que nos ilumina Joe Curran en esta película. Este blog no se hace responsable del contenido del mismo, no vayamos a...

Los negratas. Los negros son los que hacen dinero.
¿Para qué trabajar? Dime, ¿para qué cojones trabajar,
cuando puedes follarte nenas y que además te paguen por ello?
Beneficencia. Para ellos va todo el dinero de la beneficencia.
Hasta los condones les salen gratis.
¿Crees que los usan?
Demonios, no. La única forma de hacer dinero es con nenas.
Venden los condones y usan lo que sacan para comprar alcohol.
Nadie tiene derecho a beber si no gana para ello.
Debería ser ley. Si no trabajas, no bebes.

Antes de Harry el sucio, de El justicero de la ciudad, de Taxi Driver (en la que participaba Peter Boyle), de Hardcore y demás films de vengadores, tenemos esta joyita de 1970 que realizó el futuro director de Rocky con un apabullante Peter Boyle como estrella.
La diferencia entre en los demás "justicieros" y Joe es que nuestro working class hero es un facha desde el minuto 1, no hace falta que maten y violen a su familia, no resulta necesario padecer trastornos traídos de la guerra de Vietnam, Joe simplemente es un fustrado currito al que se le presenta la oportunidad de pasar de las palabras a la acción.
Este film avanza el contenido y tono de muchos de los clásicos que inundaron las pantallas de cine en los setenta, realismo, frialdad y violencia, de hecho la escena final parece sentar las bases para esos finales intensa y emocionalmente violentos de cosas como Taxi Driver, El expreso de Corea, French Connection, etc...
El guión de Norman Wexler (Serpico, Fiebre del Sábado Noche) fue merecidamente nominado al Oscar y curiosamente se adelantó al mundo real, ya que unas semanas antes del estreno de Joe, un tal Arville Garland llevó a cabo una una masacre diabolicamente similar a la que se ve en el film de Avildsen. Este hecho llevó a Peter Boyle a tomar la decisión de no involucrarse en proyectos con elevada violencia, por eso rechazó el papel de Popeye Doyle en French Connecttion pero aceptaría interpretar al Mago en Taxi Driver.
Unos cuantos listillos califican a Harry Calahan y Paul Kersey de fachas sin haber visto ninguna de las películas que protagonizan a la vez que ignoran un clásico olvidado donde el co-protagonista es todo un ejemplo de lo peor de la condición humana.



Joe es Cowboy de Medianoche con escopetas, Joe es Taxi Driver con hippies, Joe es un drama, Joe es una película de venganzas, Joe no te dejará indiferente. Atrevete a conocer a Joe.

miércoles, 29 de febrero de 2012

Eric Idle, Neil Innes y la televisión del fin de semana en Rutland.

Seguimos con los Python a cuestas, ahora es el turno del primer proyecto surgido de las cenizas del Monty Python Flying Circus: Rutland Weekend Television.

Innes, un bigotudo Idle y David Battley.

1975, Eric Idle decide probarse en solitario con un programa de humor que coge el relevo del recién finiquitado Flying Circus al que bautiza como Rutlland Weekend Televisión (Rutland es la región más pequeña de Inglaterra) y donde parodiaba la programación de un canal de local de  TV, con un presupuesto casi inexistente gracias a la bondad de  la BBC2.
Rodeado de amigos como el compositor e interprete Neil Innes (Bonzo Dog Band), los actores David Batley (al que recordareis como el mago Ergo en la peli Krull), Henry Woolf, Gwen Taylor y Terence Bayler ( y su frase en La vida de Brian: "Yo soy Brian y mi mujer también").
Los sketches surrealistas y sin sentido de los Python están presentes y bien interpretados por el reparto, pero uno no deja de pensar al verlos que ese papel lo podría haber hecho John Cleese o que tal sketch reescrito por Michael Palin y Terry Jones sería perfecto.
De cualquier manera lo mejor de Rutland Weekend Television son las parodias musicales de Idle e Innes, un claro ejemplo serían los Pre Fab Four: The Rutles, que llegarían a protagonizar un especial televisivo y a aparecer en el Saturday Night Live.

 
Olvidemos por un momento a la famosa parodia de los Beatles para centrarnos en magistrales sketches musicales como esta genial parodia del mítico espacio musical de la BBC The Old Grey Whistle Test. La intervención del grupo Toad the Wet Sprocket (comparte nombre con una banda de los 80) con su sonido Hawkwindiano, la entrevista con Mantra Robinson que presenta su disco Karmic Subtopian Protoplasmic Maximised Mantric Arcadian Intrusions acompañado por su gurú Sigi. Como gran  momento del show tenemos al intervención del grupo Splint y su temazo Bandwagon, con unos geniales Innes e Idle jugando a ser Glam Rockers. La imitación de Marc Bolan que realiza Idle es digna de elogio. El remate lo pone la entrevista a Stan Fitch el primer cantante muerto. Disfrutadlo.



Concrete Jungle Boy es una pieza perteneciente a la Opera Rock "Pommie" que Ken Russell ha adaptado al cine con el cantante Roger Dull al frente del reparto. Os daréis cuenta de que Idle se chotea, con gran acierto, de la barrabasada audiovisual que fue el Tommy de los Who dirigido por Ken Russell.




Winston Churchill bailando mientras suena una parodia del Superstition de StevieWonder, Neil Innes como el sosias de Elton John llamado Godfrey Daniel, el cantante Stoop Solo, temas musicales como el dedicado al porno en Star of the Sexy Movies, George Harrison cantando un himno a la vida de pirata, la Protest Song y muchos grandes momento aguardan ocultos en Rutland Weekend Television.
Los interesados podrán ver los programas completos en V.O. gracias a Youtube a excepción de los que contienen apareciones de los Rutles, ya que la NBC los considera de su propiedad al intervenir en Saturday Night Live.
Alguno se estará preguntando por que no se encuentran disponibles las dos temporadas de Rutland... en DVD, con lo que le gusta a Idle el dinero. El problema viene  a ser que hay que poner de acuerdo a la BBC, a Neil Innes (los derechos musicales son un grave problema pues Innes no se lleva bien con Idle), a los herederos de George Harrison por sus las intervenciones de este, y a un Eric Idle al que Rutland Weekend Television le recuerda una olvidable época de su vida a nivel personal.
Rutlan Weeken Television merece la pena verse por ir más pegada a la "actualidad" que el Flying Circus y por su magistral contenido musical.
Algún día comentaré Ripping Yarns, el show de Michael Palin y Terry Jones (o algo así).

miércoles, 22 de febrero de 2012

Friday Night Saturday Morning y el Holy Flying Circus.

Es 1979 y se ha estrenado La vida de Brian. Ante la controversia desatada los miembros de Monty Python Michael Palin (el tipos mas majo del planeta) y John Cleese (conocido por tener dos pies izquierdos) aceptan la invitación de la BBC para acudir al programa  Friday Night Saturday Morning y defender su film ante un par de tipejos llamados Malcolm Muggeridge y Mervyn Stockwood, el obispo de Southwark.



Los "argumentos" de Muggeridge y Stockwood consiguieron algo que parecía del todo imposible: cabrear a Michael Palin que, por si no lo sabéis, es el tipo más majo del planeta; pero lo mejor de la intervención de este particular dúo de lumbreras es que consiguieron que la gente se pusiera del lado de los Python gracias a frases como: "Ya tienen sus treinta monedas plata".
Para más inri al final del programa  Muggeridge y Stockwood se acercaron al grupo de cómicos y les soltaron un: "Pues no ha estado nada mal, hemos dado un gran show" para después confesar que ambos contertulios habían llegado tarde a la proyección de La vida de Brian que se había preparado para ellos y no habían visto como se establece que Brian y Cristo son personajes diferentes. Todo un ejemplo de que en el mundo hay gente como Mr. Gumby.


En 2011 ve la luz el docudrama Holy Flying Circus que viene a relatar la concepción y el desarrollo del famoso debate. Antes de que algún die hard fan de los Python se lance a buscar dicho telefilm que tenga en cuenta esto: lo produce la... la BBC... los censores, los traidores de la... la BBC.
El conocido canal británico decide sacar tajada de aquel sexteto al que dio carta blanca para el Flying Circus, hasta que debido a creciente la popularidad del show comenzó a  ejercer un férreo control a partir de la 3ª temporada convirtiendo la concepción de los guiones en  batallas. John Cleese dejó el grupo molesto con la falta de originalidad de los guiones (siempre ha sido el más exigente y crítico) y las batallitas con los censores; con los que a veces estaba de acuerdo!!!!


La BBC realiza este telefilm, con una producción que ya la quisiera Águila Roja o Cuentame, sin la colaboración de los Python (bueno, Terry Jones aporta una frase) y con la pretensión de replicar el peculiar sentido del humor de los autores del sketch del loro. Creo que no sorprendo a nadie a si digo que fracasan en el intento, aunque a modo de consuelo diré que se agradece el esfuerzo, pero es que hay cosas inimitables.
Los actores bordean la fina linea entre actuación e imitación pero en general salen airosos, especialmente Palin y Cleese.
Otro caso es el guión, el origen del debate es muy sencillo y ya lo comenté al comienzo del post pero el guionista Tony Roche se lía la manta a la cabeza con la organización cristiana que persigue a los Python o con el productor televisivo Alan Dick, todos elementos ficticios que distraen de lo importante: la relación entre Michael Palin (¿os había dicho que es el tipo mas majo del planeta?) y John Cleese


Se agradecen homenajes como el que la mujer de Palin sea el actor que interpreta a Terry Jones, la intervención de los aliens de La vida de Brian, el dejar a Eric Idle como un "fan" del dinero, etc...
En definitiva, Holy Flyin Circus no te hará ver a los Python de otra manera (para eso está la serie documental Monty Python: la versión de los abogados) pero te entretendrá mientas esperas a que vean la luz proyectos como el documental acerca de Graham Chapman bautizado como  A Liar's Autobiography - The True Story of Monty Python's Graham Chapman y el film mezcla de animación e imagen real Absolutely Anything, donde los Python que todavía respiran (si consiguen convencer a Idle mediante un sustancioso cheque) pondrán sus delicadas vocecillas a un grupo de alienigenas que regalan a un humano la OMNIPOTENCIA.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Una nueva esperanza: Foxy Shazam.

En La vida de Brian (monumental comedía de los Monty Python) el genial John Cleese soltaba una frase que no olvidaré jamás:

"En verdad eres el Mesías. Y de eso entiendo, porque he seguido a varios"

Estas palabras bien las podrían haber dicho muchos críticos y/o entendidos musicales a los que cada X años/meses/semanas se les ocurre proclamar la llegada del Salvador del R n' R, ahora parece que le ha llegado el turno a Foxy Shazam.
La verdad es que a estas alturas de la vida, con un mainstream (no olvidemos que éste el entorno natural del Rock) que a cada vez huele peor y con un público decidido a embrutecerse con la vulgaridad imperante, no contaba con que un disco editado en pleno 2012 me alterase minimamente el pulso.


Por culpa de The Church of Rock n' Roll tengo la tensión por las nubes y es que lo he escuchado CUATRO veces en DOS días!!!
Estos americanos no son unos novatos (éste es su quinto álbum), a estas alturas han perfeccionado su estilo de rock/pop pegadizo con toques de grandilocuencia. Para producir el disco han recurrido a Justin Hawkins!!!, el voceras de los resucitados The Darkness ha resultado ser el cómplice perfecto para el sexteto liderado por Eric Sean Nally (el tipo de la portada) y espero que un poco del talento de éste último se le haya pegado al bueno de Hawkins para que en su tercer disco The Darkness recuperen el nivel de su ya lejano debut.
Con respecto al contenido de La Iglesia del Rock n' Roll:

Las hostilidades se abren con Welcome To The Church Of Rock And Roll, un tema de potente base rítmica cantada a pleno pulmón por un Eric Sean Nally que se hace acompañar por esos coros de múltiples voces a lo Queen, cabe destacar la labor que lleva a cabo en todo el álbum el trompetista Alex Nauth que no resulta nada cargante ni forzado.

I Like It. Pegadizo, cachondo y adictivo single de presentación. Imaginad que Freddie Mercury hubiese cubierto la baja de Robert Plant en Led Zeppelin. El resultado sería algo así:


Curiosamente Foxy Shazam pueden padecer un destino similar al The Darkness si el público no los toma en serio y no es capaz de asimilar la broma y entrar en el juego que proponen los de Ohio.

Holy Touch. Hubo un tiempo en que casi cualquier banda hubiese matado por tener en su repertorio un tema como éste, un single perfecto, redondo, simple, divertido, grandilocuente (a lo Jim Steinman).

Last Chance of Love. Aquí diría que se nota la mano de Justin Hawkins pues esta canción encaja en el particular estilo de The Darkness o los fallidos Hot Leg.

Forever Together. Obligado tema lento con un Nally que por veces se mete en las botas de Phil Lynnott.

(It's) Too Late Baby. Si Nicholas Winding Refn perpetrase una comedia romántica empleando el toque ochentero de Drive, aderezaría el resultado con éste cañonazo de los que ya no se hacen. Esa batería a lo Fleetwood Mac de Go your own way, ese estribillo ornamentado con trompetas, los coros, un muy buen solo de guitarra y un final épico/orgásmico, todo eso contenido en apenas 4:00 min. Otro de los grande momentos del disco.

I Wanna Be Yours. Una mezcla de pop y blues arrastrado bien curiosa.

Wasted Feelings. Esta tiene un riff a lo Thin Lizzy, cuando sacaban su vena más pop, que en su estribillo se convierte en un desmelenado y enérgico Soul muy bien llevado por el falsete de Nally.

The Temple. Para la mayoría la fórmula de Led Zeppelin se reduce a un ritmo machacón de batería y un riff de guitarra simple pero potente. Ésto es verdad solo en parte pues Page, Plant, Jones y Bonham podía tocar cualquier cosa por simple o complicada que fuese.
Foxy Shazam se quedan con la fórmula de batería y guitarra a lo Bonham/Page pero añaden un interludio totalmente ochentero y un solo de viento a lo Roxy Music. El resultado es un rock poderoso y lleno de matices.

The Streets. Vuelve la vena Soul con un estribillo pegadizo y un segmento central de lo más emotivo.

Freedom. Un tema elegante, pausado, con tono melancólico que me recuerda a Ray Davies (The Kinks), un buen colofón para un sorprendente disco.



No sé si finalmente Foxy Shazam conseguirán llegar a lo más alto, pero aunque no lo hagan pueden estar bien orgullosos. No solo han parido un muy buen disco, han hecho que tenga una mínima esperanza en el Rock actual. Ahora toca recuperar el resto de su discografía esperando encontrar material tan bueno como este.

P.D. Si supero mis reparos y consigo escuchar A Different Kind of Truth, haré constar mi opinión sobre el regreso de Van Halen.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Villain, de Michael Tuchner (1971).


Vic Dakin (brutal Richard Burton) es un despiadado gangster del "No tan" Swinging London, sus sádicos actos de violencia contrastan con el amor que profesa hacía su anciana madre; aunque no tanto con la enfermiza y violenta relación de caracter sexual que mantiene con el joven chulo Wolfe (Ian McShane, casi 40 años antes de Deadwood y Piratas del Caribe IV).
Acompañado por los matones que componen su temible banda, Vic acometerá su gran golpe: el robo de la nómina de una boyante factoría, a no ser que inspector Matthews (Nigel Davenport) se lo impida.




He llegado a tener conocimiento de la existencia de este fenomenal título gracias a Alan Moore y su último trabajo: The League of Extraordinary Gentlemen: Century 1969. Dicha obra está plagada de guiños y referencias a personajes que un medio u otro (cine, música, literatura, etc...) camparon  a sus anchas en los últimos coletazos de los años sesenta. En una de las escenas que componen el tebeo Dakin, acompañado por su putilla Wolfe, encarga a un tal Jack Cart... ('sasto: el puto Jack Carter que interpretó Michael Caine) que averigue quien mató a un famoso músico (un sosías de Brian Jones de los Rolling Stones) que se encontraba bajo su protección. Aprovecho la situación  para realizar una pequeña reseña del comic y decir que Moore ha subido el listón con respecto a la anterior entrega Century 1910 que me resultó soberanamente aburrida. Y si le añadimos el hecho de que todavía permance inédito por motivos legales el tomo bautizado como Black Dossier, que enlaza el presente volumen de las andanzas de Mina Harker y Allan Quatermain con las aventuras anteriores, la introducción a las nuevas historias de los héroes victorianos es un puzzle al que le faltan piezas. Afortunadamente esa sensación desaparece en Century 1969, donde nos encontramos con un Kevin O'Neill pletórico a los lápices.

Pasemos a la película, El Gangster (título español) se puede considerar como el film perdido de 1971 debido a su escasa repercusión y/o popularidad. En tan grandioso año (en custión de cine) ven la luz en los USA clásicos como French Connection, Las noches rojas de Harlem, Harry el sucio, El último hombre vivo y una pléyade de títulos que no tenga ganas de escribir pero que todos conoceís (y si no haceoslo mirar), mientras que en UK tenemos cosillas más polémicas como The Devils, Perros de Paja, La naranja mecánica, Asesino Implacable y completando el quinteto esta Villain.
El film del eficiente Michel Tuchner resulta el compañero ideal para una sesión doble con la magnífica Get Carter/Asesino Implacable de Mike Hodges. Ambos films nos presentan el lado oscuro del movidillo Londres de finales de los sesenta y principos de los setenta, al igual que en otros films de la época (un claro ejemplo sería la cuasi documental French Connection) vemos como la inocencia de años anteriores desaparece para sentir como la oscuridad, la violencia y el realismo se apoderan de la pantalla.
El personaje de Vince Dakin es una loca actualización de aquel gangster que Jimmy Cagney interpretó en Al rojo vivo (Ma!, Top of the world!!)  aunque supuestamente basado en un tipo real llamado Ronie Kray. Richard Burton está sensacional como Dakin, la verdad es que en las escenas de violencia acojona y recuerda un poco a lo que más tarde realizaría Scorsese en sus films de mafiosos (las míticas palizas que propinan DeNiro, Pesci y compañia).


Un jovencito Ian McShane le echa coraje al tema de intepretar a un conseguidor de chicas/juguete sexual, un papel que, junto al de Burton, no debía resultar muy apetecible para la época pero que resuelve muy bien.
Como anedcota destacaría la presencia de Del Henney y T.P. Mckenna que ese mismo año participaron en la mítica Perros de Paja.
La trama de la película no es que tenga nada de original pero mantiene el interés, si bien se le podría achacar que después de tanta valentía en el tema sexual finalmente nos claven una especie de moraleja que afea un poco el resultado.


En resumen, Villain/El Gangster es una película que todo aficionado al thriller setentero o a los films gangsteriles en su vertiente británica (pocos títulos pero de mucho nivel) no se debería perder.

jueves, 19 de enero de 2012

Micro Men: Antes de Jobs y Gates estuvo Sinclair.


Micro Men es un telefilm de la BBC Four producido en 2009 que trata sobre los albores de la informática como producto de consumo accesible a todo el mundo. Gracias al peculiar talento de Sir Clive Sinclair y a su política de precios asequibles, la mayoría de hogares del mundo desarrollado poseen un ordenador o por lo menos no les suena a ciencia ficción.
Sir Clive se forró allá por el 1967 gracias a un curioso invento: la calculadora electrónica de bolsillo, habéis leído bien, no fueron los japoneses fue Sir Clive. Después de tan genial invención llegó el turno del reloj digital Black Watch, muy barato pero con tendencia a la avería. Inmediatamente después le siguió otro mega proyecto con bajas ventas: la Microvision, una tele portátil con una pantalla tamaño sello de correos y en blanco negro, pero funcionaba y era barata.
La boyante Sincalir Radionics que creció gracias a las calculadoras, que todo el mundo imitaba, se estrelló debido a los desvaríos visionarios de un Sinclair que tuvo que vender parte de su empresa al Gobierno Británico allá por 1978. En este punto arranca Micro Men.




Con el gobierno coartando todas las ideas de Clive Sinclair (un Alexander Armstrong que tiende a la imitación), especialmente todo lo que tuviera que ver con el gran proyecto de Clive:  un coche eléctrico de precio popular, los días de Sinclair Radionics parecen estar contados.
Ante tales perspectivas el astuto Clive recurre a su fiel colaborador Chis Curry (el habitualmente eficaz Martin Freeman, visto en The Office, Sherlock y futuro Bilbo en El Hobbitt) para que se ponga al frente de otra empresa (Science of Cambridge Ltd) en la que el propio Clive recalará cuando Sinclair Radionics se hunda, hecho que ocurre en 1979.
Una vez que Clive llega a la nueva compañía no tardan en aparecer las diferencias entre Sinclair y un cabreado Curry que abandona la compañía debido al menosprecio al que Sinclair lo somete. 
En 1980 comienza la guerra entre entre el ZX80 de Sinclair y el Acorn Microcomputer de Curry, el objetivo: llevar la informática a todos los rincones del Reino Unido y ganar unos millones en el proceso.



La verdad es que el telefilm está bastante bien en todos los aspectos y resulta realmente entretenido ver el auge y caída de los primeros gigantes de la informática, pero quizá la gran pega sea la caracterización de Sir Clive Sinclair. Esto se puede deber a: 1) Sir Clive era realmente un friki, ego maniaco y cruel. 2) La BBC toma partido por Chris Curry con el que mantuvo relaciones comerciales en los 80 (esto se muestra en el film). Yo me decantaría por una mezcla de las dos.


Micro Men hará las delicias de todos aquellos que vivieron la revolución de la informática "a precios populares" de los ochenta y sorprenderá a los que crean que Funcionalidad, Simpleza y Elegancia (Sir Clive dixit) son solo cosa de Apple.
Clive Sinclair, un don erre que erre que no ha renunciado a su particular sueño.
Free counter and web stats