sábado, 8 de enero de 2011

Una gota de sangre para morir amando, de Eloy de la Iglesia (1973).

Si con Red Hill dije que comenzaba fuerte el 2011, Una gota de sangre... impulsa el año cinematográfico a cotas más altas. Es muy pronto para hablar pero creo que este film va directo para el Top 5 Cine Clásico. Ya veréis, ya...


¿España?, un futuro no muy lejano. Noche tras noche un misterioso asesino ejecuta  hombres jóvenes, mientras David (Chris Mitchum) y su banda se dedican a llevar el caos y la violencia allí por donde van.
Ajena a todo esto, Ana (Sue Lyon) sigue dedicándose a los enfermos en su puesto de enfermera en un hospital donde experimentan con la modificación del comportamiento humano. Pronto las tres historias serán una.


Una gota de sangre para morir amando también conocida como Murder in a Blue World, Clockwork Terror o jocosamente como la Mandarina Mecánica, es un trabajo fruto de la labor de 3 gigantes del cine made  in Spain.
Corría el año 1971 cuando Stanley Kubrick estrenó su polémica obra maestra La Naranja Mecánica, en España fue censurada por su contenido violento pero Eloy de la Iglesia (El Pico, La estanquera de Vallecas) decidió que los españoles no se quedarían sin ver una fábula sobre la violencia y la serviría bien masticada para una fácil digestión. Con un guión en el que colabora José Luis Garci (que antes de dirigir se dedicó a publicar relatos de ciencia ficción) de la Iglesia llevo a la pantalla esta peculiar historia mezcla de ciencia ficción, giallo y elementos claramente sacados de la obra Kubrickiana.
Dirigida de una manera muy eficaz y echando mano de recursos visuales muy utilizados en el giallo como encuadres atrevidos o mucha cámara en mano y subjetiva.


Para poder realizar la película se necesitaba pasta (y un par de cojones bien grandes) y de eso se encargó: José Frade!!!. Además se contó con el trabajo de Sue Lyon, conocida por su papel de Lolita en la adaptación del omnipresente Kubrick, y de Chris Mitchum, hijo del mítico Robert Mitchum.
Contiene escenas "inspiradas" en La Naranja Mecánica y una moraleja calcada (más cañera y evidente) pero regado con una buena dosis de giallo que convierten este film en algo más que una exploitation psicotrónica.
Según parece Garci es el responsable de los guiños a la obra de Kubrick como el hecho de que la familia asaltada por la banda de David se dispone a ver en la TV A Clockwork Orange, o Sue Lyon leyendo Lolita.


En cuanto a producción la peli no esta mal, con elemento si bien no muy originales pero que dan el pego (los monos de cuero de la banda) y es un ejemplo más de ese retro-futuro setentero que hemos visto en cantidad de ocasiones pero con aportaciones patrias como los anuncios de slips (escena 100% Ken Russell) o los mensajes del gobierno, que por desgracia no eran ficción sino la pura realidad de la España del 73.
También merece la pena mencionar esos apuntes de como seria el "Regimen" en el futuro y como muestra ahí tenemos esa imagen con la versión futurista del siniestro aguilucho.
En fín, Una gota de sangre para morir amando (vaya titulito) es una película que no es genial pero merece mucho la pena ver y nos demuestra que hubo una época en la que la gente del cine español le echaba huevos al tema.

En Youtube encontré este fragmento, por favor echadle un vistazo.


No es solo cine Trash, hacedme caso.

2 comentarios:

Lazoworks dijo...

José Frade quería hacer una especie de remake de La naranja mecánica, pero desde luego Una gota de sangre para morir amando, contiene una escena realmente antológica: cuando entran en una casa (al igual que ocurría en La naranja mecánica) y se disponen a violar a la mujer se la llevan de la habitación para que no lo vea el niño (y ya de paso el espectador), pero, ¡vaya sorpresa! también se llevan al marido. Jajaja! Le van a dejar el culo como un bebedero de patos.
Te recomiendo que veas "Nadie oyó gritar" de Eloy de la Iglesia. Un peliculón!!

Kinski dijo...

Precisamente esa escena que comentas es la que he puesto como apoyo visual, la comenté con un amigo y flipabamos con el tema censura. No se permite violencia explicita o ver un par de tetas pero si ver como se llevan a un tipo para violarlo, vaya vara de medir.
Tomo nota de Nadié oyó gritar aunque lo de Carmen Sevilla, no sé ,no sé.

Free counter and web stats