miércoles, 12 de enero de 2011

La Semana del Asesino, de Eloy de la Iglesia (1972).

Otra joyita made in Eloy de la Iglesia.


Marcos (Vicente Parra o Vincent Parra según los yanquis) es un operario en el matadero de una fábrica de caldos, vive en una chabola que limita con las altas y modernas torres de apartamentos de la gran ciudad. Desde una de estas torres Néstor (Eusebio Poncela) espía a Marcos, este último se verá envuelto en una espiral de muerte durante una semana de su vida.

La semana del asesino (The Cannibal Man en USA) fue un film valiente, distinto y muy arriesgado si tenemos en cuenta la época en la que se rodó. El guión de Eloy de la Iglesia y Antonio Fos nos muestra a un personaje solitario, taciturno pero para nada trastornado, no se pone cachondo matando, ni es un avispado psycho en busca notoriedad. El Marcos que interpreta un ajustado Vicente Parra es una especie de ser primitivo que mata como único sistema de defensa, es un ignorante incapaz de buscar otra solución a sus problemas.


Marcos es un tio de "cierta edad", un currito en un matadero, un tio sin futuro que no sabe hacer otra cosa. Probablemente no tenga muchos estudios, vive en una chabola que comparte con su hermano que es camionero. Come todos los días en un bar y su vida transcurre de casa al trabajo exceptuando sus citas a escondidas con una chica mucho más joven que él.
El mayor mérito de la película es el retrato de la España del régimen, la que no se parece a la que se vendía al resto del mundo como una nación moderna... moderna, los cojones!.


Eloy de la Iglesia rodó una película violenta, con un estilo visual apropiado además de una producción y un casting de buen nivel. Me olvidaba de la ambientación, esa España cuasi postapocalíptica conseguida gracias a unas geniales localizaciones, con esas torres que dan paso a destartaladas chavolas sin ningún tipo de transición.
La película fue censurada por su contenido violento, sexual y político, esto último se debe a una escena en la que la policía le pide a Marcos y a un amigo la documentación, como este no la lleva encima, el inspector le recrimina y le recuerda que es obligatorio andar con ella encima. Como dije antes, de nación moderna los cojones.
Si queréis disfrutar la película tal y como la concibió de la Iglesia debéis rastrear la red en busca de un montaje con el video del DVD americano y el audio español, que es el que he visto yo. Contiene las escenas censuradas con sus correspondientes subtítulos.
Para disfrute del personal os dejo la escena que da pie a la espiral de violencia en la que se ve envuelto Marcos.


Soy fan del taxista.

3 comentarios:

miquel zueras dijo...

Vi esta película bastantes años después en una doble sesión en la Filmo. Era chocante ver a Vicente Parra en un papel tan alejado de lo habitual. Muy buena la ambientación tan inquietante sin alardes de decorados. La otra película de ese día fue "Pastel de sangre" con otro memorable papel de Eusebio Poncela como criatura de Frankenstein. Borgo.

Miguel.Asturias dijo...

No conocía esta película pero gracias por haberla comentado, ya tengo un (otro) objetivo. De este hombre conozco lo de todo el mundo, es decir El Pico (los picos) y la verdad es que pese a las carencias interpretativas de sus protagonistas, las peliculas son muy originales: ¿el hijo de un Guardia Civil y el de un proetarra unidos por el caballo? joer, a quien se le hubiese ocurrido...

Kinski dijo...

Miquel: tienes razón en lo de ambientación, todo escenarios 100% reales e inquietantes.

Miguel: Vi El Pico y casi ni me acuerdo de ella pero si era la del hijo del Guardia y el etarra yonquis.
Esta no tiene nada que ver pero es excelente.

Free counter and web stats