lunes, 8 de agosto de 2011

Capitán Simio: el origen del planeta de los Vengadores.


La imagen, sacada de una absurda jugada editorial de Marvel, refleja como me he quedado después de ver los dos mega estrenos de la semana. A ver si me aclaro las (pocas) ideas y consigo distinguir al Capi de César.

Capitán América: El primer Vengador, de Joe Johnston (2011).


Que lejano queda aquel verano de 2008 cuando Marvel Studios sorprendia al personal con la divertida Iron Man y la monstruosa (en el buen sentido) El Increible Hulk. El camino hacía Los Vengadores parecía luminoso y despejado hasta que llegaron los nubarrones en forma de la repetitiva Iron Man 2 y la sosainas de Thor. Capitán América parecía tenerlo crudo para levantarla moral del fandom y de hecho consigue hacerlo en la primera mitad de la peli para descender en la restante, y predecible, mitad del metraje.
El origen del personaje, las motivaciones, los secundarios, los homenajes en las Feria Mundial (¿visteís a la Antorcha Humana Original?) y el camino que emprende Steve Rogers (convincente Chris Evans) una vez que se convierte en supersoldado para llegar a ser el icónico Capitán América es tan genial como inesperado.
Una vez que la peli se convierte en el típico festival de tollinas veraniego es cuando la cosa decae, los villanos (como viene siendo habitual en las pelis de Marvel Studios) no están nada desarrollados, Craneo Rojo es malo porque si, desvincularlo del nazismo para convertirlo en líder de Hydra tiene su gracia pero desnaturaliza al personaje interpretado por el siempre eficiente Hugo Weaving. 
La presencia de los Comandos Aulladores no tiene mucho razón de ser más allá del hecho de que a los guionistas le molaba meterlos en la peli, pero podrían haber razonado algo su inclusión y aún por encima no sale Nick Fury con lo fácil que sería justificarlo.
Los cachivaches como el "Hydramovil", la moto del capi o el look de los soldados de Hydra parecen sacados del catalogo de la Hasbro, la juguetera que  comercializó los G.I. Joe en los ochenta.


Los Comandos Aulladores sin Nick Fury, sacrilegiooooooooooooooooooo!!!

En fin, Capitán América sorprende por su enfoque internacional, alejándolo de clichés patrióticos baratos  y por su magistral concepción del origen del personaje, lo que viene después no es que sea rematadamente malo pero tampoco es bueno, mas bien lineal (como la dirección del eterno aspirante Johnston).
O Los Vengadores es la rejostia (cosa que dudo) o las buenas intenciones del 2008 se quedarán en eso, buenas intenciones.

El Origen del Planeta de los Simios, de Rupert Wyatt (2011).



Tenemos en nuestras pantallas todo un rara avis cinematográfico: una película comercial estructurada sobre un buen guión. Rick Jaffa y Amanda Silver han cogido todo lo bueno de la cuarta entrega del Planeta de los Simios y lo han traído al Siglo XXI sin perder un ápice de atractivo, sino todo lo contrario.
Lejos quedan las rocambolescas y entrañables propuestas argumentales de Paul Dehn, la película notablemente dirigida por el para mi desconocido Rupert Wyatt te atrapa desde el principio y no solo por su historia, como "valor añadido" tenemos un elevado número de guiños al espectador veterano que generan un divertido pasatiempo. Desde homenajes en los nombres de los protagonistas, que hacen referencia a los personajes y a los profesionales implicados en la Saga Simiesca, a frases y situaciones ya míticas para generaciones de aficionados al cine fantástico.


 No van armados, ni visten coloridos uniformes, pero son igual de cabronazos. 
Ape Power!!!

Y bueno, comentar esta película sin mencionar los efectos especiales es como ir al infierno y no decir lo caluroso que es. FX al servicio de la historia y no al revés, así es como se debe plantear un profesional una película (aprende Michael Bay), el resultado obtenido por Weta Digital hace que no se eche de menos el genial maquillaje de John Chambers haciendo que uno se pregunte como hubiese sido la interpretación de Roddy McDowell con esta prodigiosa tecnología de captura de movimientos. Teniendo en cuenta que por momentos el genial César de Andy Serkis muestra movimientos y tics del añorado actor londinense la respuesta se me antoja fácil.
No quiero terminar sin hablar de un par miembros del casting, muy apropiado en general pero secundarios ante el caos simiesco que nos narra la historia,  como son John Lightgow y David Hewlett. 
¿Quién puede olvidar a Lightgow?, diablos, este tipo ha marcado a generaciones con su profesionalidad y su presencia escénica. Desde sus comienzos De Palmianos con Fascinación e Impacto, Buckaroo Banzai, 2010 Odisea Dos hasta su reciente y crucial intervención en la serie Dexter. Todo un icono generacional.
El nombre de David  Hewlett puede que no le suene a muchos pero estamos hablando del puto Dr. McKay de Stargate Atlantis!!, y digamos que en la historia de la rebelión simiesca el bueno de Hewlett desempeña un pequeño gran papel.
En definitiva: El Origen del Planeta de los Simios es una clase magistral de como afrontar un remake y un ejemplo de que Blockbuster = Calidad es posible. Espero ansioso una hipotética secuela. 



En un par de semanas Conan el Hawaiano, pero en breve repasaremos el Conan cinematográfico.

6 comentarios:

Möbius el Crononauta dijo...

Pues con lo del Planeta de los Simios me has descolocado por completo. Si tuviera que juzgar por el trailer, eso parece una patochada

PEPE CAHIERS dijo...

Ese "Planeta de los simios" va mejorando con el boca a boca y eso es realmente indicativo y significa, sobre todo, que nos situamos ante una buena película. De esta semana no pasa que vaya a verla.

Lazoworks dijo...

Esta semana a ver si me escapo y me veo esa El origen del planeta de los simios. Confio en usted!!

Kinski dijo...

Möbius: ¿Qué trailers has visto tú?, esto tenía buena pinta desde el principio.

Pepe Cahiers: cuando el rio suena...

LAzoworks: Ya me has asignado el papel de chivo expiatorio. Creo que no te decepcionará.

Lazoworks dijo...

COJONUDA!!! ES BUENÍSIMA KINSKI!!

Kinski dijo...

Yeah, I know.

Free counter and web stats