domingo, 13 de febrero de 2011

Breve disertación sobre el Western Clásico y el (Pos)Moderno.

No le hagáis mucho caso al título del  post (robado a Muchachada Nui) pues solo encontrareis mi habituales gañadas sin sentido, una vez aclarado esto, vamos al lío.
Ayer fui a ver Valor de Ley de los hermanos Coen acompañado por los sospechosos habituales y al salir del cine y comentar la película en cuestión fui el único al que no le gustó en absoluto. No es una mala película ni mucho menos, pero quitando el aspecto visual el contenido es exactamente que el de cualquier Western Clásico de la era Ford y Cia, y ese es el problema o mas bien mi problema: no me gusta nada ese tipo de cine con buenos muy buenos y malos muy malos. Después de esto queda claro que no he visto el orginal de Hathaway protagonizado por John Wayne.

 
Demasiada moralidad de blanco y negro cuando a mi me va mas la escala de grises, por no hablar del personaje de Mattie Ross (Hailee Steinfied) que es directamente increíble (una burócrata de 14 años criada en medio de ninguna parte). El tema de la relación entre viejuno desagradable y niña esta demasiado trillado, por veces parecían Heidi y el abuelo armado con un Winchester.
Aun por encima no paro de leer críticas que la califican de Western Posmoderno por su tono crepuscular y desmitificador cuando en mi opinión es todo lo contrario.
Los Coen no arriesgaron nada y se han sacado de la manga una película correcta pero que no aporta nada al Western, un género que necesita una gran revitalización para no resultar rancio a las generaciones que no lo han mamado desde pequeñitos.
Lo que tiene el cine, te venden esta peli como si fuera en nova mas cuando hay películas de hace 30 o 40 años que resultan rompedoras en comparación con esta, por ejemplo: Patt Garrett And Billy the Kid.


La historia de Patt Garrett y Billy el Niño es puro mito americano, pero nunca resultó tan moderna hasta que Sam Peckinpah fue contratado para sacar adelante esta película que inicialmente iba a dirigir Monte Hellman. El tito Sam reescribió el guión en compañía del autor del mismo (R. Wurlitzer) y apechugó con el previamente contratado Bob Dylan, después de todo esto Peckinpah obtuvo su mayor y mejor trabajo y como recompensa la Warner Brothers le editó el film desfigurándolo por completo (hoy en día está restaurado). La respuesta de Sam debía ser de tanta contundencia como la afrenta de la que había sido víctima, así que renunció a la ciudadanía americana.
En Patt Garrett y Billy el Niño nos encontramos con un duelo entre dos auténticos hijos de puta, te podrán caer mejor o peor pero son dos H. de P., la historia es dura con momentos realmente magistrales como el inicio con las gallinas tiroteadas mientras vemos el destino final del anciano Garrett (inconmensurable James Coburn), la huida de Billy (Kris Kristofferson) y que me decís de la orgía que se pega el cabrón de Garrett antes de ir a por Billy, eso es desmitificador y crepuscular y los demá son tonteridas!!!.
Aquí no se trata de lavar la imagen de algún desalmado (como el General Custer) para crear aun héroe americano se trata de reflejar con toda su crudeza la verdad de como Garrett mató a su antiguo compinche Billy (un criminal se mire por donde se mire) por orden del Gobernador Wallace (Jason Robards) y los ganaderos del condado ya que atentaba contra sus intereses económicos.
Y que decir de la música del film, yo no soy un fan de Dylan pero Knocking on Heaven's Door suena a gloria sobretodo gracias al uso que hizo de ella y del resto de música de Dylan ese viejo zorro alcoholizado que era Peckinpah, hoy le lloverían los premios por su maestría y le aclamarían como gurú del cine moderno pero en los 70 era un paría.
A continuación podéis ver una de las (a mi juicio) mejores escenas de las Historia del Cine: la muerte del Sheriff Baker (Slim Pickens), un personaje insignificante para la trama al que Peckinpah le regaló un momento de gloria. Si no te emocionas con esto, una de dos: o eres un Replicante Nexus 6 o estas muerto por dentro.

video

Pat Garrett and Billy the Kid era posmoderna por desmitificadora y crepuscular en 1973. Estos críticos de hoy en día...

4 comentarios:

miquel zueras dijo...

Vaya, menos mal que encuentro a alguien que tampoco le gustó "Valor de ley". Los Coen no dejan de decepcionarme desde su remake de "El quinteto de la muerte" con Tom Hanks. Muy buena la escena con Slim Pickens en "Pat Garrett..." También memorable es el duelo con Jack Elam, uno de mis secundarios preferidos. Borgo.

Kinski dijo...

No es país para viejos esta muy bien pero Valor de Ley a mi no me ha gustado nada de nada. Putos Oscar.
El duelo con Alamosa Bill es un ejemplo de la hijoputez de Billy.

Un saludo Mr. Zueras.

PEPE CAHIERS dijo...

Pero, amigo Kinski, tanto se ha hablado ya de films crepusculares y desmitificadores que deberíamos volver a mitificarlos. Le pasó a Eastwood con "Sin perdón", que comenzaba siendo una película desmitificadora y acabó siendo un homenaje al western más contundente.

Kinski dijo...

Por eso digo que me esperaba algo diferente en esta peli, es la adaptación de una novela de la cual ya se ha hecho una película así que yo (inocente de mí) creí que los Coen habian añadido algún elemento nuevo o renovador, pero ná de ná.
Amigo Pepe en Sin Perdón había leña, tiros y contenido pa dar y tomar y en Valor de Ley hay muy poco de todo eso.
Es que tengo un problema con el western clásico y no tengo cura.
Y de saber que Mr. Sensibilidad Spielberg andaba de por medio me hubiera quedado en casa.

Free counter and web stats