miércoles, 15 de abril de 2009

El desafío de ver Frost vs Nixon.

Una obra de teatro basada en unas entrevistas realizadas en 1977, convertida en un film de 2 horas, con actores de talento pero sin tirón popular, y todo bajo la dirección de un tipo con discutible valía como Ron Howard. Estos elementos fueron determinantes (junto con la distribución) para no pagar los 6 € de la entrada cuando se estrenó hace unos meses, tampoco parecería lógico pagar los 20 € del DVD, así que estando a un par de clicks de ratón de distancia ¿Qué mejor manera de recibir a la menistra SINDEscargas?
La historia que nos cuenta la película esta al alcance de cualquiera, no es nada sorprendente (principal problema de las películas basadas en hechos reales e históricos), pero la gracia no está en la entrevista en si, sino en el duelo de inteligencias entre el “malvado” Nixon (Frank Langella) y el Showman Frost.
Dick Nixon buscaba un foro donde dar su versión, reivindicar su presidencia y quedar como un presidente valido pero incomprendido, por eso se niega a aceptar las ofertas de periodistas americanos que irán a por el sin contemplaciones. Pero la oferta de un británico llamado David Frost (Michael Sheen), presentador de talk shows y programas de variedades en Inglaterra y Australia se presenta como la mejor opción para llevar a cabo su lavado de imagen.
Frost lleva a cabo la preparación del programa sin ayuda de una gran cadena, con su dinero y el de amigos que se convierte en inversores, el objetivo de David, y sobretodo de sus colaboradores, no es otro que obtener una “confesión” del corrupto y astuto presidente.
Lo mejor son los juego mentales con los que Nixon descoloca a Frost antes de comenzar las entrevistas como, Sus zapatos, ¿no son algo afeminados?, ¿Fornicó usted anoche? Y respuestas de mas de 20 minutos para no contar nada son otras de las estrategias del ExPresidente en esta “batalla mental” a la que Frost no sabe como responder hasta…
Ron Howard, ese patán… digo… director conocido por sus éxitos comerciales y en los oscar (en minúsculas) justifica su contratación convirtiendo un mas que probable ladrillo en un producto entretenido y con miga. Hay que recordar que el creador de la obra teatral quiso a Howard precisamente por ser un director comercial, de cine espectáculo/oscarizable y hay que admitir que tenía razón.
No se debe fiar uno de las apariencias, para mi este film ha sido una de las agradables sorpresas del año y no me gastaré los 20 eurazos pero ¿Por qué no 9,95, o un 3x2?

1 comentario:

Juan P. Rodriguez dijo...

Hostias, pues mira que hablan maravillas de ella... Creo que no me la bajaré porque temo verla en penosas condiciones y porque no es lo mismo verla en el ordeñador... Pero si que me la alquilaré, no vaya a ser que no sean tan buena como dicen...
La verdad es que no me fio mucho de Ron Howard...

Free counter and web stats