sábado, 3 de enero de 2009

Top 5 Cine Clásico 2008.

El cine facturado entre los 60 y 80 es la base de mi dieta audiovisual a lo largo de todo el año, así que nada mejor que dedicarle un Top con los 5 mejores descubrimientos fílmicos que he hecho en 2008. Las reglas son sencillas, las películas deben tener una “antigüedad” mínima de 15 años y las he debido ver por primera vez en este año. Procedamos:

05. Straight Time de Ulu Grosbard – 1978.


Conocida por estos lares como Libertad Condicional, esta película protagonizada por Dustin Hoffman es una joya olvidada por el tiempo. En ella contemplamos las andanzas de Max Dembo un ratero que sale de la carcel con la condicional después de 6 años a la sombra, su agente de la condicional le presiona para que en una semana consiga un trabajo y un techo o volverá al trullo y por supuesto nada de ver a los viejos amigos.
Max conseguirá trabajo, techo y hasta novia en la semana de plazo pero no resistirá la tentación de visitar a un viejo colega que lo meterá en problemas. A partir de aquí comienza la cuesta abajo para la nueva vida de Max que se verá abocado a volver a los viejos hábitos.
Una película artesanal, de esas que ya no se hacen, por cierto está basada en las experiencias de Eddie Bunker, un criminal, escritor, guionista y actor al que puede que recordéis como el Señor Azul de Reservoir Dogs.

04. Hardcore de Paul Schrader – 1979.


En un pequeño pueblo del medio oeste el señor Van Dorn (George C. Scott) envía a su hija adolescente a una convención de jóvenes calvinistas cerca de Los Ángeles, al regreso de la expedición a casa su hija es la única que no ha regresado. La policía de L.A: no garantiza resultados y Van Dorn contrata a un detective privado (Peter Boyle) que le revelará la cruda realidad, su hija está metida en el porno duro. Desde ese momento nuestro protagonista se infiltrara en sub-mundo del sexo.
Se puede definir como la versión dura de “La ciudad no es para mí”, solo con ver a George C. Scott investigando en los prostíbulos angelinos te imaginas la misma escena con Paco Martínez Soria. Schrader creo un guión duro y peleo con su protagonista por mantener la crudeza del mismo y acabó demostrando que no era solo el tipo que escribió Taxi Driver.

03. Southern Confort de Walter Hill – 1981.


La presa trata la cacería humana (uno de mis “géneros” favoritos) a la que son sometidos un pelotón de la Guardia Nacional del estado Louissiana en 1971. Los pobres soldaditos llevan munición de fogueo y se enfrentan a un grupo de cazadores de origen cajún a los que han ofendido, si con esto no fuera suficiente su oficial al mando ha muerto y los lidera un patán, no tienen radio y si mapas pero no sentido de la orientación (y mucho menos sentido común).
Hay quien la define con la versión Hill de Deliverance pero Walter no engaña a nadie y no quiere hacer un refrito de la obra magna de John Boorman y nos regala un soberbio thriller de acción.

02. French Connection II de John Frankenheimer – 1974.



En la primera entrega de las investigaciones de Popeye Doyle William Friedkin nos dejaba boquiabiertos con un final que no era tal (ver la peli coño!! ). Si continuar una obra maestra es difícil, pues continuar un relato basado en hechos reales con otro totalmente ficticio lo es todavía más. Pero los guionistas se superan y le sirven al casi defenestrado (sin merecerlo) Frankenheimer un pedazo de guión.
En esta secuela Doyle (Gene Hackman) viaja a Marsella para acabar con el capo de la droga Charnier (Fernando Rey, el autentico pionero español en Hollywood) pero este último lo captura primero y le somete a la mayor vejación que se puede a un detective de narcóticos: lo convierte en adicto a la heroína.
En este ejemplar film policíaco solo se hecha de menos la presencia de Cloudy, el compañero de Hackman interpretado por el recientemente fallecido Roy Scheider.
Un ejemplo de lo que una secuela tiene que ser.

01. The Devils de Ken Russell – 1970.


Basada en hechos reales y a su vez en un par de libros (uno de ellos de Aldous Huxley) Ken Russell (el Kubrick inglés) no ofrece una perturbadora película cuya acción transcurre en la Francia del Cardenal Richelieu después de la guerra contra los protestantes. En una pequeña ciudad las monjas del monasterio local se verán poseidas por un deseo irrefrenable hacia el guapetón padre Grandier (Oliver Reed), tal situación se confundirá con posesión demoníaca y un experto exorcista (que parece sacado de una banda de rock) llegará para investigar el suceso. Mientras Grandier, que lleva el sacerdocio a su manera, es ajeno a todo lo que sucede y sigue ignorando su voto de castidad hasta que conoce a una joven con la cual decide casarse en secreto (eso si, oficiando el mismo la boda en una escena genial). Todo se complicará cuando la Reverenda Madre (Vanesa Redgrave) acuse directamente a Grandier como responsable de la posesión infernal/sexual.
Contenedor de escenas surrealistas como cuando Oliver Reed confiesa a sus feligresas y todas resultan ser ex amantes que le piden explicaciones en la misma iglesia, o las censuradas y recientemente recuperadas escenas de las monjas desfogándose con objetos sagrados.
No soy yo muy dado al cine de arte y ensayo o gafapastiano en general pero de vez en cuando esta bien ver algo que no sea solo plomo, sangre y carcajadas. La excusa para enfrentarme a este film fue el hecho de que Russell es el autor de las lisérgicas Tommy y Lisztomania pero no son cintas comparables a Los Diablos (nada que ver con el grupo de los sesenta).
Una película que ya le gustaría haber firmado a David Lynch o al Cronnenberg más desatado. Recomiendo verla con preparación física y mental previa, no es una opción de sábado por la tarde en familia.

Menciones especiales.

Reedición del año: Los Caballeros de la Mesa Cuadrada, de Sony y exclusiva del FNAC pero por algo mas de 12 € 2 discos llenos de Pythonadas.

No me ha dado tiempo de ver: Que fue de Baby Jane ? De Robert Aldrich, me quedé a medias y me he olvidado de retomarla, pero por lo ya visto creo que estará en el Top 5 Clásico 2009.

Actor “clásico” del año: Pues Peter Sellers, gracias a mi hermano este año ha estado lleno de Panteras Rosas ( no los pastelitos), Inspectores Clouseaus, y demas creaciones de ¿el mejor actor de comedia de todos los tiempos ?.

He seguido viendo: pues no me he olvidado de mis visionados anuales de los westerns de Leone, Pat Garrett & Billy the Kid de Peckimpah y algunas mas que necesito revisitar cada poco tiempo.

He vuelto a tener 10 años: al ver Eclipse en el tiempo (esa de los soldados japoneses que viajan al Japón de los samuráis).

1 comentario:

Juan P. Rodriguez dijo...

De estas solo he visto Hardcore. ¡Buenisima! Aunque en un principio el guión iba a ser diferente. ¿Sabías que en el guión inicial, al final la hija no estaba metida en el mundo del porno y que había muerto en un accidente de tráfico?

Free counter and web stats