viernes, 9 de diciembre de 2011

Disgnóstico Televisivo: The Walking Dead y Sons of Anarchy.

The Walking Dead, 2ª Temporada (1º parte).


A ver si entran en razón y a esta serie la rebautizan como The Walking Shane, este tipo es el auténtico y genuino muerto viviente. No solo moría en las primeras aventuras del comic (es un puto zombie) en el que  se basa la serie si no que en esta primera tanda de capítulos de la segunda temporada és el único que ha tomado el camino que siguen los personajes mes a mes en los tebeos de Robert Kirkman.
The Walking Dead arrastraba problemas desde su inicio, básicamente se trataba de una mezcla de lentitud con escaso desarrollo de personajes. Bien, pues estos problemas siguen ahí.
Le han dedicado SIETE!!!! capítulos a una trama más bien poco interesante con la mera excusa de un "potente" final para el capítulo 7, durante estas entregas no han hacho nada con los personajes, su evolución es nula a excepción de Shane que viene a representar el Lado Oscuro de la supervivencia.
Debates estúpidos, conversaciones sosas y una historia que avanza tan lenta como un brontosaurio, el único consuelo que nos queda es el Shane que interpreta John Berntahl y que nos promete ponerle los puntos sobre las íes a los patéticos miembros del grupo del buenazo de Rick (pero que HdP este tipo en los comics y que soso en la TV!) a partir del 12 de febrero de 2012.

Sons of Anarchy, 4ª Temporada.


¿Recordaís los inicios de Sons of Anarchy?, parecen lejanos aquellos episodios en los que el club de moteros protagonista manejaba a su antojo la ciudad de Charming para que esta no prosperase y poder realizar sus chanchullos lejos del radar de los federales. Y que decís de aquel toque Hamletiano, el heredero huérfano: Jax (Cherley Hunnam), su madre manipuladora: Gemma (Katey Sagal), y el padrastro 'joputa: Clay (Ron Perlman). Todo de la mano de Kurt Sutter, uno de los guionistas de la aclamada The Shield y que parecía haber concebido SoA como su relevo natural.
Después de una excelente primera temporada, una notable segunda temporada y una VERGONZOSA tercera temporada la serie intenta resucitar capítulo a capítulo recuperando viejas tramas y situaciones. Es de alabar el esfuerzo de Sutter por encarrilar la serie pero su manía de incluir acción a punta pala frena los progresos y solo en el tercio final de esta cuarta temporada la cosa parece mejorar pero sin llegar a niveles pasados.
Espero que ese final a lo El Padrino sea un indicativo de que en la quinta temporada nuestro enfermo televisivo se curará sin riesgos de recaída.

En próximas semanas mucho más.

4 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

El primer capítulo de la segunda temporada empezó realmente bien, con el desfile de zombies por la autopista, la niña que se pierde y otras cosas, pero bien es cierto que se han quedado un poco estancados con la operación del niño y toda esa historia. Es lo que pasa con una serie de varias temporadas, que se estira y estira...

Kinski dijo...

Pepe Cahiers: el argumento de que las series se estiran no me vale. Ahí tienes Boardwalk Empire donde cada semana pasan cosas y la acción trasnscurre sin freno y cuesta abajo. Otro clarísimo ejemplo sería la excelsa Breaking Bad cuyas cuatro temporadas emitidas no tienen ni un solo capítulo de relleno.

Walking Dead circula en segunda marcha, a ver si Shane mete la tercera por lo menos. Hasta otra.

miquel zueras dijo...

Estoy de acuerdo. La serie es una invasión zombie... y poco más, recuerda a la última temporaa de "Perdidos" y es que las series no se deben estirar tanto, sólo duró una temporada mi serie preferida: "El Prisionero" con Patrick McGoohan. Muy buenos tus comentarios sobre el innecesario remake de "Perros de paja". Yo estoy por un remake necesario como el de "El rey del juego" (The Cincinatti Kid) al que entonces impusieron un indigesto final feliz. Saludos. Borgo.

Möbius el Crononauta dijo...

La de Walking Dead dudo que llegue a verla algún día. A SoA le daré una oportunidad, a ver qué tal.

Saludos

Free counter and web stats