viernes, 5 de noviembre de 2010

Historia de una canción: de The last time (1965) a Bittersweet Simphony (1997).

Era 1997 y yo como muchos adolescentes ignorantes escucha lo que los 40 dictan desde la radio, un día Bittersweet Simphony asalta el mundo a través de las ondas y lo conquista ( yo incluido). Al cabo de un par de semanas salta la noticia de que los Rolling Stones reclaman los derechos de autor de la canción de The Verve quedando ante mi como un atajo de viejos avaros que no quieren que les quiten la pensión (y eso que ya poseía el Voodoo Lounge). Resulta que la canción de los de Richard Ashcroft era un plagio de The last time de Jagger y Richards. Pero la cosa no era tan sencilla.


The Rolling Stones - The Last Time by Tufnel

Resulta que el primer manager de los Stones, Andrew Loog Oldham (por cierto odio eso tan español de los Rolingg) cedió el negocio al empresario Allen Klein pero siguió explotando a sus ex-pupilos con un álbum de versiones instrumentales a nombre de la Andrew Olham Orchestra para promocionar su sello Inmediate Records.


The Andrew Oldham Orchestra - The last time by Tufnel

En los 90 The Verve pidieron permiso para usar el riff de The last time a Allen Klein, que gestiona los derechos del material de los Stones que abarca desde el 64 al 70, dando el visto bueno hasta que comprobó que la banda británica había cogido mas de lo permitido. Klein llevó el tema a juicio.
La primera sentencia dictaminó que las 2 bandas compartieran los beneficios pero la segunda le dio el 100% a la compañía de Klein ABKCO.

 
Bittersweet Symphony - the verve by shin.kunraku

Al final la canción homenajeada era la instrumental (acreditada igualmente a Jagger y Richards) y no la original, pero el caso es que The Verve se quedaron sin la pasta de su mayor single y parte de la industria Stones se hizo mas rica todavía.
Desde aquí lanzo un reto al pobre infeliz que venga a parar a este blog y me diga en que se parece The last time de los Rolling Stones a la versión orquestal.
Por cierto: Adoro a los Stones y no dudo en repartir leña por ellos si hace falta.

3 comentarios:

Lazoworks dijo...

Lo que hicieron los Stones no tiene nombre. Además, a mi Richard Aschroft me gusta (aunque siendo sinceros actualmente ando muy perdido), y el Bitter Sweet Simphony era la hostia de bueno.

Kinski dijo...

Aquí todo el mundo se pasó de vueltas, unos con el sampler y los otros con las demandas. Pero sinceramente creo que los menos culpables son los propios Stones pues no tienen control de parte de su propio material y no pueden evitar ciertos problemas que dicha situación les crea.

DesubicadO dijo...

que hipocresía, demandar a The Verve por usar notas usadas por los Rolling Stones, cuando ellos mismos lo hicieron una vez... caretas..

Free counter and web stats