sábado, 14 de noviembre de 2009

Sesión Doble: Fantozzi (1975) + Il Secondo tragico Fantozzi (1976) de Luciano Salce.

Quien o que es un Fantozzi, pues no es fantoche en italiano (¿o si?), mas bien Fantozzi es una especie de animal doméstico destinado a fracasar y ser humillado hasta el extremo en todas las facetas de la vida y siempre con dolorosas consecuencias para su físico.

Paolo Villaggio creo a Fantozzi en el campo literario con 2 obras tituladas de igual manera que los 2 primeros filmes de una saga que llegó a la novena entrega en 1999, y a la hora de llevar al personaje al cine Villaggio decidió por encarnar el mismo al protagonista: Ugo Fantozzi empleado (aunque el termino mas aproximado sea el de cautivo) de la Ilustre Sociedad Italpetrolcemetermotextilfarmometalquimica, casado con la sufrida Pina y padre de una simia… digo de una hija de nombre Mariangela (los chistes sobre el físico de la niña llegan a ser muy crueles). Nuestro hombre está enamorado de una compañera de trabajo de discutible belleza, es el blanco favorito de Fillini un compañero encargado de organizar todo tipo de actividades en la empresa, y sobretodo será la victima de las crueldades de esa especie de aristocracia empresarial que está al frente de la compañía como el Mega Director Galáctico, un personaje que no aparece mucho pero que se merecería un post para el solo (el sillón forrado con piel humana!!!).

¿Cuál es el argumento?, Pues básicamente seremos testigos de diferentes momentos en la vida de Fantozzi a lo largo de diversas escenas o sketches que curiosamente están tan bien encadenados que no afectan a la hora de visionar el film y se puede disfrutar como un todo y no como una sucesión de chistes sueltos.
El tipo de humor que se gasta Villaggio es muy peculiar pues va desde un humor ácido para criticar determinados comportamientos de la sociedad italiana pasando por un humor surrealista (las visiones místicas de Fantozzi por ejemplo) hasta llegar a un humor digno de un comic de Ibáñez o de un corto de los Looney Tunes (por los mamporros que se lleva Fantozzi una y otra vez).

Lo que está claro es que el mayor mérito del trabajo de Villaggio es el tremendo cariño que se le coge al protagonista y es la principal baza para ver las secuelas que aunque divertidas el nivel de crítica acerca de Italia va disminuyendo (a partir de la 3ª) y es substituido por más mamporros para disgusto del protagonista e incluso se llega a “homenajear” o a reciclar situaciones ya vistas.

Yo recuerdo haber visto la segunda parte en Telecinco allá por los noventa, y tenia grabado en la memoria la persecución a la que un perro somete a un Fantozzi que conduce un deportivo y sobretodo la escena en la que un directivo fanático del cine expresionista alemán obliga a sus empleados a recrear todos los sábados la escena de la escalinata del Acorazado Kotiomkim, no confundir con Potemkim, pero la única manera de hincarle el diente a la saga hoy en día es de la manera menos legal y con subtítulos puesto que no están disponibles en España.
Lo que queda claro al ver una de estas populares películas italianas es: ¿Quién no se ha sentido Fantozzi alguna vez en la vida? Y ¿Por qué ya no se hacen comedias como estas?

Fantozzi 1975

video

Il Secondo tragico Fantozzi 1976

video

El Largo Adiós, 1973 de Robert Altman.


Los Ángeles, 1972. Terry el mejor amigo del detective privado Philip Marlowe ha asesinado a su mujer y se ha suicidado en México, a su vez Marlowe recibe el encargo de buscar a un escritor desaparecido mientras un mafioso le reclama las deudas de su amigo fallecido

Una de las grandes películas de los 70 y una de mis favoritas, pero dejemos que otro admirador de este film sea el que hable, Jess Franco:

“The Long Goodbye de Robert Altman es una obra maestra del cine. Está basada en una novela de Raymond Chandler. Un reparto raro pero con actores maravillosos, el personaje famoso de Raymond Chandler, el clásico detective chulo putas, Marlowe, lo hace Elliot Gould, y aunque no le va para nada ese papel, lo recrea estupendamente.
Esta peli me saco a mí del marasmo, y tengo que hablar de ella. Estaba muy hundido porque había pasado un tiempo en que veía tendencias casposas en el cine, unas pelis aburridas y tristes, sin brillo ni gracejo, y de repente, en Lisboa, me encontré con ésta, sin doblar. La vi dos veces seguidas. ¡Tienes que ver The Long Goodbye! Es una preciosidad. Fue la primera película que hizo John Williams como músico.
En las pelis de Altman siempre hay buenos puntos de apoyo externos, y en ésta hay una anécdota de esas secretas. Hay una secuencia en que Elliot Gould entra en un bar, pide un whisky y se encuentra con un músico sentado al piano, hablando sobre el Jazz, diciendo que el Jazz está en decadencia, y haciendo apología de seguir tocando mientras el cuerpo aguante. La escena me encanta y además ese pianista era John Williams, en su primera película, un prodigio…”

Este es un extracto de la entrevista hecha por Javi Bustos para Popular 1 (Revista de Rock no del PP) publicada en Junio de 2009 y en la que el maestro no deja títere con cabeza, y tira algunos dardos cargados de veneno contra mitos del cine español (Pilar Miró entre otros) e internacional (desde la Hammer hasta John Waters, Werner Herzog o Stanley Kubrick), vamos que hay que leerla.

Acerca de la película solo puedo decir que me sorprendió la primera vez que la vi, a pesar de una trama típica de 2 casos diferentes que resultarán estar conectados Altman consigue trasladar con éxito a Marlowe desde los años 40 hasta los 70 adaptando el último relato de Chandler, y uno no puede apartar los ojos de la pantalla hasta el emocionante clímax final.

Como detalles curiosos cabe destacar la presencia del recientemente fallecido David Carradine que interpreta al compañero de celda de Marlowe en una breve escena, y también sale Arnold Schwarzenegger haciendo de matón cachas (luce unos curiosos calzoncillos amarillos) en una escena en la que creo recordar se nombra al por entonces Gobernador de California Ronald Reagan (¿Profético?).

Sobre el lapso de meses entre este post y el último solo puedo decir:

“No estaba muerto.
Estaba de parranda.”

Dicho Popular.
Free counter and web stats